Lula se convierte en el presidente de Brasil tras una carrera reñida con Bolsonaro

Lula se convierte en el presidente de Brasil tras una carrera reñida con Bolsonaro

Unas 156 millones de personas fueron llamadas a votar en la segunda vuelta electoral del 30 de octubre para elegir al nuevo presidente. Los adversarios eran el aún presidente Jair Bolsonario y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quienes han protagonizado una carrera muy reñida, más de lo esperado, ya que antes de la primera vuelta celebrada a principio de mes, la mayoría de las encuestas daban por vencedor a Lula, sin embargo, parece que su pasado unido a la corrupción y la falta de un programa sólido para mejorar la economía del país terminaron impulsando la imagen de Bolsonaro. 

Conforme avanzaba el recuento de votos, se podía ver cómo los candidatos apenas se distanciaban por escasos puntos, mientras, ambos bandos se lanzaban diferentes acusaciones. El Partido de los Trabajadores de Lula denunció que la Policía Federal de Carreteras cortó las carreteras para dificultar que las personas llegaran a votar. Sin embargo, el presidente del Tribunal Superior Electoral, Alexandre de Moraes, informó durante una comparecencia pública que esos cortes no habrían sido ningún obstáculos para que las personas se acercaran al votar y por tal, descartó extender el horario de votación. 

Con el 20% de los votos escrutados, Bolsonaro lideraba la carrera presidencial, pero en muy poco tiempo Lula empezó a sumar puntos. Ya con el 50% de los votos contabilizados, Bolsonaro apenas le superaba por un punto. Llegando al 61%, que suponen unos 68 millones de votos, los candidatos quebaban practicamente empatados con Bolsonario presentando el 50,10% de los apoyos y Lula un 49,9%, apenas un 0,2 de diferencia.

Cuando se había logrado contabilizar el 67% de los votos, Lula logró superar a Bolsonaro con un 50,01% de los apoyos y Bolsonaro un 49,99%, situando por primera vez a la izquierda a la cabeza. La división del país fue una constante durante la contienda electoral puesto que se la jugaban por dos modelos muy distintos, dos extremos: izquierda y derecha. Tras el 80% escrutado, unos 100 millones, Lula aventabaja a Bolsonaro con un 50,3% de los apoyos, mientras que Bolsonario contaba con el 49.6%.

Con el 90% escrutado, más de 110 millones de votos, Lula seguía a la cabeza por la mínima presentando un 50,5% de los votos frente al 49,5% del ultraderechista. Cuando el Trbunal Electoral presentó el 95% de los votos, ya se conocía que Luiz Inácio Lula da Silva conseguía regresar a la presidencia tras alcanzar un 50,66% de los apoyos, mientras que Bolsonaro se quedaba con el 49,34%.

#AHORA Con el 98,81% de mesas escrutadas, el Tribunal de Justicia dictamina que la elección en Brasil está matemáticamente definida.

Lula, que hace 4 años estaba preso, hoy regresa al poder para convertirse en Presidente de Brasil por tercera vez.#BrasilElige 🇧🇷 pic.twitter.com/l1KmGFjzii

— Juan Amorín (@juan_amorin) October 30, 2022

El ultraderechista se convierte en el primer pesidente en no asegurar la reelección, por su parte, Lula vuelve a poder tras dejar el cargo en 2010. Además, en 2017 fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por corrupción. En 2018 se entregó y paso más de 500 días en la cárcel hasta que liberado a finales de 2019. Finalmente, en 2021 un juez de la Corte Suprema anuló las sentencias contra Lula, cuestión que le permitió habilitarse para volver a ejercer la política y lanzarse de nuevo a la compentencia electoral. Desde el principio, todos los sondeos daban por ganador a Lula, sin embargo, en la primera vuelta Bolsonaro consiguió sorprender e imponerse hasta llegar a la segunda vuelta, donde pierde por muy pocos votos. Ahora le toca a Lula gobernar en un país dividido, socialmente decaído, afectado por una crisis económica y muchas cuestiones en ciernes como sus relaciones con países como Venezuela o su postura como el cambio climático. @mundiario

Lea También