La carrera republicana a la Casa Blanca 2024: Trump declara la guerra a Ron DeSantis

La carrera republicana a la Casa Blanca 2024: Trump declara la guerra a Ron DeSantis

Donald Trump ha declarado la guerra al gobernador de Florida en la carrera electoral para conseguir la Casa Blanca en 2024. El expresidente estadounidense ha arremetido, un par de días después de las elecciones de medio mandato, contra Ron DeSantis, un republicano igual que el magnate que consiguió revalidar su mandato con un aplastante resultado.

DeSantis fue reelecto como gobernador del estado del Sol para un segundo periodo, con una gran ventaja de prácticamente 20 puntos porcentuales más que su rival demócrata, el exgobernador demócrata Charlie Crist. El político republicano, de 44 años, consiguió consolidar su influencia en el partido y ahora se erige como una de las jóvenes promesas de la formación, al que muchos apuntan como el candidato con más posibilidades de arrebatarle al magnate el puesto de abanderado republicano para disputarse la presidencia en dos años.

Publicidad 254815

Trump ha entrado en cólera en su propia aplicación móvil Truth Social, que echó a andar cuando fue expulsado de Twitter tras los hechos del asalto al Capitolio en 2021. En una retahíla de mensajes, ha publicado una fuerte crítica contra DeSantis, al que ha bautizado como “DeSanctimonious”, un juego de palabras entre su apellido y la palabra inglesa sanctimonious, que viene siendo el equivalente a “mojigato” en castellano, supuestamente para alegar que el gobernador es un “hipócrita moral”.

El expresidente permanece siendo una fuerza importante en el partido, pero los medios de comunicación le han dado más protagonismo a la clase moderada y a la vieja escuela republicana después de algunos de los resultados electorales del martes, en los que algunos de los aliados de Trump no fueron respaldados en las urnas. Está previsto que Trump anuncie el martes, en un gran evento desde su mansión de Mar-a-Lago, que se presentará a las elecciones presidenciales de 2024.  

La ‘marea roja’ trumpista no sucedió como lo planeaba el magnate, pero Florida sí se tiñó de ese color casi por completo, incluso en el bastión demócrata del condado de Miami-Dade, donde DeSantis ha hecho historia.

Trump acusa a Marco Rubio de “desleal”

En su hilo de mensajes, Trump ha cargado contra DeSantis, al que ha valorado como un gobernador “promedio”, “del montón”, que le debe su puesto y al que ha calificado de “desleal”. “Ahora que las elecciones intermedias han terminado, y han sido un éxito… NewsCorp, que es la Fox, el Wall Street Journal, y el ya no tan bueno New York Post (…) se ha volcado con el gobernador Ron DeSanctimonious, un gobernador republicano medio con grandes relaciones públicas”.

“Ron vino a mí desesperado en 2017. Él estaba políticamente muerto”, cuenta el exmandatario en su hilo, en el que aseguró que siendo candidato iba a perder las primarias para la gobernación de Florida porque tenía poca aprobación, malos resultados en las encuestas y que no tenía dinero para invertir en su campaña, en la cual Trump habría invertido para “arreglarla” pues se habría “desmoronado”.

“¡Y ahora, Ron DeSanctimonious está jugando! Las fake news le preguntan si se va a presentar en caso de que el presidente Trump se presente, y él dice: ‘Solo estoy enfocado en la carrera de gobernador, no estoy mirando el futuro’. Bueno, en términos de lealtad y clase, esa no es realmente la respuesta correcta”, escribió el exmandatario.

Todo este escenario resulta familiar. En las primarias republicanas de las elecciones de 2016, cuando Trump ganó su puesto en la Casa Blanca, el magnate aterrizó en el partido como uno de los menos preferidos y que contaba con la desaprobación de buena parte de sus compañeros de formación. Pero Trump logró deshacerse de pesos pesados como Marco Rubio, Ted Cruz, John McCain o su mayor rival, el entonces gobernador de Florida Jeb Bush, a quien apodó “Low Battery Jeb” que significa “batería baja”. Bush primero ignoró las provocaciones del magnate, hasta que terminó atacándolo de vuelta, sin embargo, Trump ganó la presidencia mientras su contrincante se desinfló. @mundiario

Lea También