Elecciones en Brasil 2022: la derecha se hace con la mayoría de los gobernadores

Elecciones en Brasil 2022: la derecha se hace con la mayoría de los gobernadores

Luiz Inácio Lula da Silva, presidente electo de Brasil, tendrá un mandato complicado después de que el bolsonarismo obtuviera la mayoría de escaños en el Congreso, tras la primera vuelta de las elecciones generales. Sin embargo, no será solamente el contrapeso legislativo el que pueda hacerle frente al exmandatario que asume el cargo por tercera vez, sino que el poder territorial está en manos de la derecha, aunque no necesariamente de la misma línea de Jair Bolsonaro.

Junto con la segunda ronda de este domingo se han elegido en paralelo a los gobernadores de la docena de estados restantes. De 27 unidades federativas, incluyendo el Distrito Federal de Brasilia, unos 14 gobernadores fueron electos en la primera vuelta. Con la suma de los resultados del 30 de octubre, la mayoría de los gobernadores son conservadores, lo que muestra otra vez la polarización de la sociedad brasileña para estos comicios.

Probablemente la gobernación más importante haya sido la del estado de São Paulo, la entidad más poblada del país con 46 millones de habitantes y el responsable del 30 % de la riqueza nacional, donde ha vencido el ministro de Infraestructuras de Bolsonaro, Tarcísio Gómez de Freitas, con más del 55 % de los votos frente al socialista exalcalde de la capital del estado y excandidato presidencial por el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, Fernando Haddad.

El mandatario regional en su primer discurso público agradeció el apoyo paulista, una región usualmente gobernada por el centroderecha que ha apretado más la tuerca ante los mejores resultados del PT en años. Gomes de Freitas ha reconocido la victoria de Lula. “Vamos a mirar por el interés del estado de São Paulo. Entiendan que, para que podamos traer políticas públicas es fundamental aliarnos con el Gobierno federal” ha dicho, para indicar que el resultado en las urnas es “soberano” y que demuestra la división de la sociedad entre progresistas y conservadores.

La centroderecha gana en varios estados

En Río Grande do Sul el gobernador centroderechista, Eduardo Leite, ha conseguido revalidar su mandato después de casi quedarse fuera de la segunda vuelta. Si bien el candidato bolsonarista del Partido Liberal y exministro Onyx Lorenzoni partió con una abrumadora ventaja, el joven gobernador homosexual del derechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) consiguió arrebatarle la victoria con el 57,11 % de los votos.

Un escenario similar de victoria impredecible se ha producido en Pernambuco, el estado natal de Lula, donde ha triunfado Raquel Lyra, también del PSBD, que ganó con el 58 % de los respaldos. Pernambuco es ahora un clave conservador, ubicada en la región del noroeste que es más afín a los candidatos de izquierda y estuvo gobernado hasta ahora por el Partido Socialista Brasileño (PSB).

No obstante, el PT consiguió su victoria en otro estado clave. En Bahía un dirigente desconocido, el izquierdista Jerónimo Rodrigues, consiguió arrebatarle la victoria a Antônio Carlos Magalhães (ACM) Neto, exalcalde de la ciudad de Salvador, con el 52,55 % de los sufragios en un estado tradicionalmente progresista.

De los 12 estados que se decidieron en esta segunda vuelta, unos cinco (São Paulo, Mato Grosso do Sul, Rondônia, Santa Catarina y Amazonas) quedaron en manos de mandatarios alineados con el bolsonarismo; mientras que cuatro han ido a parar hasta los laboristas y socialistas (Bahía, Alagoas, Espírito Santo y Paraíba). Finalmente, Río Grande do Sul, Pernambuco y Sergipe serán controlados por el centroderecha. @mundiario

Lea También