Colombia retira las órdenes de captura contra los negociadores del ELN

Colombia retira las órdenes de captura contra los negociadores del ELN

La cuenta regresiva para el inicio de los diálogos de paz en Colombia ha iniciado. La Fiscalía colombiana ha retirado las órdenes de búsqueda y captura que pesaban sobre 17 altos cargos del Ejército de Liberación Nacional (ELN), una de las principales guerrillas del país y protagonistas del conflicto armado, que según el Gobierno del presidente Gustavo Petro harán parte de la delegación negociadora del grupo.

Según han informado las autoridades, la Interpol y los cuerpos policiales de otros países serán advertidos del nuevo estatus de los guerrilleros, para que puedan transitar entre las sedes del proceso de paz sin que sean detenidos. Todos han sido reconocidos por Petro como negociadores, por lo que se trata de la delegación que se sentará en la mesa con el Gobierno colombiano para acordar el abandono de las armas y la integración del grupo a la vida política nacional.

Publicidad 254815

La oficina del fiscal general de la República informó en un comunicado que el levantamiento de las órdenes de captura será con “efecto inmediato y estricto cumplimiento”. Además, el texto informa de que algunos guerrilleros también serán beneficiados con el retiro de sus solicitudes de extradición, para facilitar los traslados y para que la comitiva negociadora pueda acudir a la mesa.

De acuerdo con la información de la Fiscalía, las conversaciones cambiarán de su habitual sede en La Habana, para ser mudadas hasta Caracas, por lo que la mayor parte del proceso de paz se realizará en Venezuela, el país vecino con el que Petro justo acaba de restablecer relaciones y donde la presencia de varias células del ELN es un hecho. Cuba, Venezuela y Noruega han sido seleccionadas por Bogotá para repetir sus papeles como países garantes del proceso, mientras que España y Chile serán acompañantes durante la mesa de diálogo.

Petro confirma al exguerrillero Otty Patiño como jefe negociador

El Gobierno de Colombia y la cúpula del ELN habían acordado en octubre, en la ciudad de Caracas, que reactivarían la mesa de negociación después de tres años en pausa, toda vez que el proceso de paz iniciado por el expresidente Juan Manuel Santos fracasara, principalmente por los desacuerdos con su sucesor, Iván Duque. La gota que colmó el vaso fue el atentado explosivo de la guerrilla contra una academia de policías que provocó la muerte de 22 jóvenes oficiales.

Desde entonces las relaciones habían estado rotas, con los líderes del ELN encuartelados en Cuba. En la lista de beneficiados por el retiro de sus órdenes de aprehensión están líderes históricos como Nicolás Rodríguez Bautista, alias Gabino, que entró a las filas de la guerrilla a los 14 años, asumió la jefatura del grupo armado a finales de la década de los 90 y ahora tiene 72 años.  

También se encuentran Israel Ramírez Pineda, alias Pablo Beltrán, segundo al mando del ELN que dirigió las delegaciones conciliadoras durante las negociaciones con el expresidente Andrés Pastrana y con Santos. Otro de los principales líderes son Pablo Tejada, alias Aureliano Carbonell, que ahora con 76 años es uno de los principales intelectuales del grupo.

Por la parte del Gobierno colombiano, destaca la participación de Otty Patiño, exguerrillero del M-19, como jefe negociador del Estado. Se trata de un dirigente muy cercano a Petro de sus días en la guerrilla, que se desmovilizó y terminó en la política tradicional, justo como el presidente.

Otros políticos cercanos del presidente formarán el resto de la mesa, como la senadora por la coalición oficialista del Pacto Histórico María José Pizarro, hija del comandante Carlos Pizarro del M-19 que firmó la desmovilización del grupo y que fue asesinado cuando aspiraba la presidencia, o el senador Iván Cepeda, cuyo padre, el exsecretario general comunista Manuel Cepeda, que fue asesinado por grupos paramilitares en medio del proceso de exterminio sistemático del partido de la Unión Patriótica (UP), fundado por el Partido Comunista y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). @mundiario

Lea También